Trasladarse a vivir y a trabajar a otro país conlleva una serie de cambios, algunos de ellos muy bruscos.  El clima, los horarios, la forma de vivir, la cultura, la sanidad, el carácter de las personas… son cosas a las que estamos acostumbrados en un entorno pero que pueden chocarnos en otro.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las personas que se trasladan a vivir al extranjero es lo que se conoce cómo choque o shock cultural. El término hace referencia a la ansiedad y a los sentimientos enfrentados, como por ejemplo la confusión o el desconcierto, que sufre un individuo al entrar en contacto con un medio social distinto al que está acostumbrado. Es decir, generalmente al mudarse al extranjero.

Saber cómo afrontar este choque cultural es vital para reducir el periodo de adaptación al país al que te has mudado y poder empezar a disfrutar de tu nueva vida laboral.

Consejos para afrontar y superar el choque cultural al vivir y trabajar en el extranjero

No estés todo el rato quejándote de lo que el país no tiene

Si algo es diferente a lo que estás acostumbrado en tu país de origen y no te gusta, no hay nada que puedas hacer al respecto. Por lo que estar todo el rato quejándote de ello no te hará bien salvo molestar a aquellos que están a tu alrededor  y tendrá un impacto negativo en toda tu experiencia en el extranjero.

Para hacer frente a este cambio cultural abre tu mente e intenta aceptar y entender estas diferencias.

Ten paciencia pero no miedo

Al principio, la experiencia de vivir y trabajar en un país en extranjero dará miedo. Pequeñas cosas como no encontrar lo que buscas en el supermercado o perderte de camino al trabajo o no poder comunicarte en otro idioma harán que te plantees qué demonios estás haciendo allí. Son cosas muy simples que das por hecho, pero que cuando sales al extranjero suponen toda una nueva experiencia.

Acepta las diferencias aunque no acabes de entenderlas

Habrá aspecto socioculturales que están ahí y contra los que no podrás hacer nada.  Dependiendo del país al que te traslades, las diferencias serán mayores o menores. No vas a poder cambiarlos, son parte de la sociedad a la que te has trasladado.

El horario no lo es todo

Cada país tiene diferentes horarios, y tu estas acostumbrado a unos. La gente come, bebe, duerme y trabaja a diferentes horas según en qué parte del mundo te encuentres. Para superar esta diferencia cultural lo mejor que puedes hacer es intentar ajustarte lo antes posible.